Seleccionar página

Batalla de Miraflores

Dos días después de la victoria en Chorrillos, el 15 de enero de 1881 se libro la heroica batalla de Miraflores, donde las fuerzas chilenas destrozaron a los últimos reductos del ejército peruano, logrando así poder entrar victoriosos a Lima el 17 de enero de ese mismo año.
Después de luchar valerosamente en San Juan y Chorrillos se llevó a cabo una tregua para negociar las condiciones de paz, y durante esta, Baquedano movilizó a cerca de 10.000 hombres junto con 80 cañones y 8 ametralladoras hasta Miraflores con el objetivo de presentar batalla, y mientras duraba el cese temporal de las hostilidades, ordenó a los chilenos descansar y aprovisionarse.
El presidente Nicolás de Piérola ordenó a las fuerzas peruanas atacar desde los llamados reductos, zanjas de entre dos metros y medio de profundidad por siete de ancho, donde se ubicaba tanto la artillería como soldados reagrupados tras la batalla de Chorrillos, junto con colegiales, universitarios comerciantes, profesionales y todo civil que pudiera empuñar un arma.
Ambos bandos se acusaron de haber roto la tregua puesto que Baquedano acercó mucho a las tropas chilenas a la línea de combate, mientras que los peruanos, viéndose tentados por la adrenalina, o pensando que se trataba de un ataque, recibieron la orden de disparar a los oficiales chilenos.
Durante el transcurso de la tarde, y apoyados por los buques Blanco Encalada, Huáscar, O’Higgins y Pilcomayo que bombardeaban la costa, las tropas chilenas capturaban reducto tras reducto tricolor en mano, destacándose valerosamente los Regimientos 2° de Línea, 4° de Línea, Atacama, Talca, Chacabuco y Coquimbo.
Mientras más regimientos chilenos llegaban, los peruanos se replegaron a las casas que se encontraban a las afueras de Lima ya entrada la noche. El lugar estaba minado, lo que generó gran cantidad de bajas chilenas, mientras que muchos italianos fueron apresados y fusilados, puesto que estos estaban a cargo de las minas explosivas, además de colaborar con la colecta peruana para la defensa de Lima, a pesar de que esta colonia se mantenía neutral en el conflicto.
Así mismo, los chilenos ordenaron quemar el depósito de alcohol para evitar borracheras y desmanes. No obstante, la tropa peruana se encontraba en Lima saqueando la ciudad, dejando abierta la entrada a las fuerzas chilenas.