Seleccionar página

Historia

El 30 de abril de 2017 un grupo de jóvenes, en su mayoría vecinos de Peñalolén, decidieron pasar del trabajo con niños y adolescentes en riesgo social, a la acción política. Por años, estos jóvenes habían intentado cambiar la vida de estos chicos, de muy escasos recursos y abandonados a su suerte, enseñándoles la virtud de la vida sana, el deporte y el idealismo patriota; pero los meritorios logros obtenidos en esa agotadora labor se veía como una pequeña gota en el océano de la injusticia y la postergación. La única forma real de cambiar la sociedad y salvar a miles de jóvenes de la podredumbre liberal-progresista, era entrando a la acción política. Así nacía el Movimiento Social Patriota.

Pero el recién fundado M.S.P no contaba con los medios para insertarse en la opinión pública. Sin contactos y sin “padrinos” en los poderes del Estado ni en los Medios, nadie tomaría en cuenta a un grupo de jóvenes. Es por esto que, decidimos lanzar nuestro grito de guerra contra este sistema corrupto y decadente, a través de intervenciones polémicas y creativas. Nuestro grito llegó al corazón mismo de la élite globalista, quienes, no dudaron en tirarnos a su policía burguesa encima; quizá, pensando que eso nos haría desistir y nos acobardaríamos. Claro está que no lo hicimos.

Esta estrategia mostró cierto éxito y, prontamente, los medios no tuvieron otra opción que hacer eco de nuestra protesta, no sin mostrarnos como un grupo de extremistas y como un peligro para su democracia liberal parlamentaria. 

Y como cuando la alarma suena el chileno debe despertarse y levantarse, nuestro grito hizo que centenares que jóvenes chilenos se unieran a nuestras filas a luchar por algo grandioso y bello. Pasamos de un puñado de jóvenes idealistas, a cientos, de todas las edades y realidades sociales.

 Actualmente, el Movimiento Social Patriota se ha transformado en la agrupación nacionalista más numerosa y exitosa de las últimas décadas que hoy cuenta con una sólida estructura doctrinaria, publicitaria, propaganda callejera, trabajo social y difusión política, además de sus variados organismos internos, autónomos en su funcionamiento y finalidades, para una proyección conjunta y armónica, en un Chile que, cada día que pasa, requiere del trabajo serio y altruista que desarrollan los Social Patriotas en post de una patria Soberana, Justa y unida en la identidad nacional.